Boca y la necesidad de cambiar la cara para el «partido del año» ante Racing.

Reuniones del plantel a puertas cerradas, equipo sin confirmar hasta el último minuto, juramentos internos… El Xeneize, a todo o nada por la Copa Libertadores.

En Boca cambió el panorama. La derrota ante Racing en el primer partido de la serie por los cuartos de final de la Copa Libertadores 2020 fue un verdadero cimbronazo. Aquel sólido equipo que le arrebató a River el título en la última Superliga de golpe se transformó en otro al que parecían arrebatarle los partidos desde la actitud.

Que el equipo de Miguel Ángel Russo tiene jerarquía, no hay dudas. Sin embargo, la actitud parece ser el rubro en el que el Xeneize hoy está en rojo. Más allá de la agónica -y necesaria- victoria ante Independiente por la Copa Diego Maradona, lo cierto es que al conjunto de la Ribera parecían ganarle desde lo anímico en sus últimos encuentros.

Los duelos ante Inter de Porto Alegre y la Academia dan fe de ello. Quizás por eso el plantel decidió mantener una reunión a puertas cerradas en la que se juramentaron «dejar todo» en lo que será el «partido del año» del miércoles.

Boca y la necesidad de cambiar la cara para el 'partido del año' ante Racing

Al mismo tiempo, tal vez como consecuencia de esto, el entrenador decidió no confirmar al equipo que saldrá a la cancha el miércoles en La Bombonera hasta que todos sus futbolistas estén en el vestuario local, minutos antes de enfrentar a Racing. El mensaje parece claro: que no se relaje nadie.

No será un partido más para Boca el de la revancha ante Racing. La Copa Libertadores es la obsesión de los hinchas y a la vez el objetivo más importante del plantel. De hecho, el capitán, Carlos Tevez, extendió su contrato por un año más con la idea fija en el trofeo continental. Tal vez de la clasificación a semifinales dependa su continuidad en el club, siendo que tiene una cláusula para rescindir su vínculo en febrero de 2021 y otra para extenderlo por seis meses más a partir de junio del año próximo, con el anhelo de poder estar en el Mundial de Clubes.

El miércoles se terminarán las palabras y, desde 21.30, La Bombonera será el escenario en el que los de Russo demostrarán si están a la altura del desafío y logran revertir la serie ante los de Sebastián Beccacece, quien no tiene intensiones de quedarse a las puertas de la gloria con el equipo de Avellaneda.

Fuente: TyC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *