Bordet: “Hay una morosidad en muchas causas judiciales”.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, habló de diferentes temas que hacen a la realidad provincial, como la crítica situación de la Caja de Jubilaciones, el panorama en el Iosper, en la educación, en las rutas y la convocatoria a las próximas paritarias. 

En la entrevista con Cuestión de Fondo (Canal 9 Litoral), aseguró que es necesario “corregir todas las asimetrías que tiene el Estado”, al referirse a los suntuosos sueldos y jubilaciones que se cobran en el Poder Judicial. También aseguró que un gran problema en torno a las causas judiciales por corrupción es la demora en sus trámites, por lo que instó a la Justicia a acelerar los procesos para esclarecer la situación de muchos que incluso siguen siendo funcionarios.

—¿Qué fue lo mejor y lo peor de este año?

—Lo peor claramente fue la pandemia que nos atravesó, que nos obligó a cambiar de planes radicalmente, en el buen sentido de la palabra. Y lo mejor, que hemos podido ejecutar el presupuesto en un cien por ciento, pese a las restricciones que nos impuso la pandemia. No detuvimos la obra pública, no dejamos de atender las cuestiones sociales de la población, y en Salud hemos hecho una inversión realmente muy importante que quintuplicó lo que teníamos previsto presupuestariamente. La parte positiva de esto es que pasada la pandemia nos va a quedar un sistema de salud realmente fortalecido.

—Uno de los temas que más preocupa al gobierno, a la clase política, es la Caja de Jubilaciones ¿tiene alguna proyección real de cuál es la posibilidad de existencia de la Caja con los números actuales? ¿Por dónde va a pasar la estrategia?

—Nosotros tenemos un estudio que lo hizo Cipec, realmente bien elaborado, el déficit de la Caja de jubilaciones tiene una proyección geométrica, en esto quiero dejar de lado las chicanas políticas, de quién tiene la culpa del déficit, esto se viene hablando desde hace años, para mí quizás lo más fácil es dejar que transcurran estos tres años y que se ocupe el que venga, porque este problema va a comenzar a ser realmente insostenible entre los ocho y quince años próximos, pero yo me comprometí a abordarlo, a hacerlo seriamente. Lo dije en la asamblea legislativa, vino la pandemia que demoró el debate legislativo, y sí tomamos medidas para ir paliando el déficit, corregimos deficiencias que teníamos en el sistema, y algunas herramientas que teníamos en nuestras manos las aplicamos para ir corrigiendo la progresión de un déficit. Básicamente para mi entender pasa en eliminar privilegios, dejar de lado situaciones que generan privilegios en unos pocos, que se llevan un porcentaje muy alto de las jubilaciones y perjudican a la gran mayoría que se llevan la menor parte. Entiendo que esto tiene que darse y lo vamos a hacer de cara al 2021, como lo habíamos dicho, convocando a todos los sectores, en una discusión amplia, sincera, poniendo todas las cartas sobre la mesa. Después se evaluará si se quiere realmente sostenible la Caja o no. Pero yo tengo la obligación de explicarles a los trabajadores activos que hoy están aportando, que dentro de diez, quince, veinte años a lo sumo no van a poder jubilarse con los mismos beneficios que hoy tiene el sistema. Una forma de asegurar el 82% móvil es justamente buscando corregir esas asimetrías.

—Uno nota que no hay ese consenso que usted anhela, que la sociedad se digne a sentarse al debate.

—Yo voy a agotar todos los medios para hacerlo, porque cada vez son más los trabajadores pasivos y cada vez son menos los trabajadores activos. Cuando yo asumí el gobierno había 91.500 trabajadores activos, hoy hay 86.300. Y no es que echamos a nadie, sin jubilaciones, renuncias, retiros, fallecimientos que no han sido cubiertos. El número de aportantes activos es cada vez menor para sostener un mayor número de pasivos. Entonces alguna solución tenemos que encontrarle.

—¿Cuánto le sorprendió lo que se conoció de las jubiladas y amas de casa fallecidas que seguían cobrando?

—Mucho, por eso tomamos la decisión de ir a fondo en el tema y de resolver un problema que afortunadamente obedeció a cuestiones administrativas, no a algo que pudo estar organizado para provocar un daño. Una situación que vino de muchos años, cuando la detectamos automáticamente actuamos.

—A hoy y a varios meses ¿usted me podría reconocer que estas irregularidades fue uno de los elementos que determinaron la salida de Daniel Elías del organismo previsional?

—Fueron varios elementos, el primero es que todas las persona que ocupamos cargos públicos tenemos ciclos, y no se pueden prolongar eternamente los ciclos. Creo que hay un momento en que hay que generar recambios, posibilitar renovaciones, en el caso mío como gobernador solamente tengo la posibilidad de serlo ocho años y nunca más, y a mí me parece bien porque esto evita el caudillismo, que la gente se crea parte y dueña del Estado. Lo mismo va para los funcionarios y también tendría que ir para el Poder Judicial.

—¿Cuántos funcionarios no funcionaron como corresponde, si considera que eso está pasando? ¿Tiene previsto hacer cambios de funcionarios en el gobierno entrerriano?

—Sí, permanentemente , por este concepto que todas las personas tienen que ir renovándose. Si usted se hace un repaso, va a encontrar que probablemente haya sido el gobernador que más cambios hizo. Hay muchos funcionarios que hemos ido renovando y cambiando y lo seguiremos haciendo. También es cierto que hay funcionarios que hace muchos años que están y funcionaron muy bien, entonces esto obviamente nos genera un desacople cambiar a un funcionario.

—¿Cuánto le preocupa la realidad del Iosper? Porque uno ve que ante el costo del dólar y los remedios o tratamientos de valor dólar, muchas veces se encuentran en situaciones complejas- Muchas veces tiene que intervenir la Justicia, hay gente que queda afuera del beneficio, pero evidentemente el dólar ha arrastrado de una manera muy fuerte al presupuesto del Iosper.

—Hay muchos factores. Primero, Iosper debe ser una de las pocas, si no la única obra social de la Argentina que se autogestiona, con siete estamentos de trabajadores, y esto es my bueno. Nosotros como gobierno tenemos solamente una comisión fiscalizadora, el Iosper es manejado por los propios trabajadores y esto está muy bien que así sea. Hay varias dificultades. Uno que es un reclamo histórico, que el gobernador Moine les sacó dos puntos de aportes patronales, yo he restituido 0,50, y tengo un compromiso para el año que viene de restituir otro 0,50, lo vengo haciendo gradual y progresivamente. Hay que decir que desde al año 1994 que se sacó, y es la primera vez que estamos recomponiendo. Por otro lado, hay situaciones que se dan que este año prácticamente el tema salarial fue más bajo, con lo cual los aportes también cayeron. Pero el problema principal y estructural que tiene el Iosper lo tienen todas las obras sociales, que es por un lado las corporaciones médicas que recetan medicamentos que están en etapas de pruebas, que son carísimos, que muchas veces no están aprobados, y que después la Justicia convalida que hay que generar esos tratamientos. Y la verdad que esto tiene un alto costo, a esto yo lo hablé mucho con el Poder Judicial que tiene que haber razonabilidad en los planteos para no desfinanciar la obra social. Tenemos que cuidar la obra social, por eso nosotros como Estado vamos a hacer un aporte extra para el año que viene del 0,50 más.

—¿Cuántas veces le planteó al gobierno nacional la posibilidad que Uader esté dentro del sistema nacional de educación y pase a formar parte del esquema que integran las demás universidades nacionales? ¿O eso no está en su cabeza?

—En ningún momento. Primero porque Macri tenía la idea de cerrar todas las universidades, usted se acuerda de las frases desafortunadas de María Eugenia Vidal de que tuvo la mala suerte de caer en la educación pública, y el hecho de que siempre se menoscababa las universidades provinciales o las de algunos partidos bonaerenses como Tres de Febrero, La Matanza, San Martín. Para nosotros la Uader no representa un problema, es una gran oportunidad. Yo me he formado en la política universitaria, Uader hace poco cumplió un ciclo más de renovación de sus autoridades en forma autónoma, es una gran oportunidad, a mí muchas veces me han hablado políticos de la oposición diciendo que era un problema, un costo para el Estado. La educación universitaria no puede ser un costo para el Estado, hay cerca de 25.000 estudiantes en la Uader, si no estuviera la universidad esos chicos estarían en otras provincias, y lo que es peor, muchos de ellos no podrían irse a otra provincia, por lo tanto estarían sin estudiar en la universidad. Transferirla no está en mis planes.

—¿Tiene pensado avanzar de una buena vez con la creación de la Fiscalía Anticorrupción y cómo sería el diseño del órgano y la normativa? Porque eso es una deuda pendiente, mientras siguen pasando las gestiones.

—Aquí hay que avanzar con todos los institutos que están previstos en la Constitución reformada en 2008, hay varios sobre los cuales ya avanzamos, en muchos casos hemos terminado esos procesos, y la Fiscalía Anticorrupción trataremos de buscar un consenso con los bloques legislativos para hacer un llamado como lo establece la Constitución de la Provincia, en los parámetros sin apartarnos un ápice, para dejarla normalizada, porque tiene que ser creada por Ley.

—¿Cuánto le preocupa el nivel de deserción que existe en la escuela secundaria entrerriana?  Más allá del esfuerzo de los docentes que trabajaron por vía online, en miras de lo que puede pasar el año próximo. Más allá de la vacuna, todo indica que acá va a haber un rebrote.

—Primero, nosotros más allá del rebrote, de los pronósticos que por cierto no contamos con certezas, nos estamos preparando para empezar el ciclo lectivo normalmente en marzo. Después veremos y evaluaremos cómo está la situación epidemiológica a esa fecha. Pero nuestros protocolos están preparados para empezar 100% las clases. La deserción escolar me preocupa mucho. Yo fui profesor en una escuela secundaria en quinto año, durante 14 años, y me preocupa que un chico no pueda terminar la escuela secundaria. La verdad que en una sociedad como la que tenemos, la sociedad del conocimiento donde aquel que acumula los mejores conocimientos va a tener las mejores oportunidades, es muy perjudicial que se produzca la deserción en la escuela secundaria. Por eso, tener una universidad nos fortalece mucho como provincia.

—¿No habría que pensar en eliminar la Ley de enganche salarial de la Justicia entrerriana con el Poder Judicial de la Nación, en función de la realidad que se vive? Hay vocales que están cobrando entre 600 y 700 mil pesos por mes. ¿Ha hablado al respecto de esto con alguno de los vocales del STJ?

—Sí, hablé con los vocales, con la Asociación de Magistrados, he hablado con jueces de manera informal, también formalmente en algunas reuniones hemos lo hemos presentado, hay que corregir todas las asimetrías que tiene el Estado. Hay algún grado de razonabilidad en algunos planteos, hay otros que no la tienen, por lo pronto nosotros planteamos que con la Ley de Emergencia se congelan los aumentos para tener esta idea que el esfuerzo tiene que ser uniforme entre los tres poderes del Estado. Y después creo que hay que encontrar el mecanismo por el cual se garantice la independencia del salario de los jueces, que no intervenga el Poder Ejecutivo, en esto entiendo que hay razonabilidad, pero no hay razonabilidad cuando en el año 2019 el aumento para los empleados públicos de Entre Ríos fue del 57%, para los judiciales fue del 73%. Entonces hubo una gran asimetría.

—El sistema de designación transitoria de jueces por el STJ está previsto en la Constitución entrerriana ¿No deberían respetarse las órdenes de mérito de los concursos al cargo que quedó vacante? ¿No deberían ser designaciones transitorias por tiene determinado?

—Por supuesto, este es un tema que lo he criticado y lo he dicho públicamente. No se pueden cubrir a dedo vacantes de jueces y de fiscales y que después de un tiempo largo que transcurre, cuando se llama a concursos, ya cuentan con antecedentes y prácticamente es número puesto. Creo que hay que buscar un mecanismo más ágil. Di instrucciones al boque de diputados y senadores de empezar a rever la conformación del Consejo de la Magistratura para que sea un organismo más ágil, si hay que dar más presupuesto estoy dispuesto a hacerlo porque esto no solo mejora la calidad de justicia, sino que garantiza derechos al resto de los ciudadanos pero lo he planteado, al menos que se eleven ternas para cuando se produce una suplencia y sobre esa terna rápidamente el Poder Ejecutivo decide y aprueba el senado. Hay que encontrar mecanismos que sean más ágiles y que se evite este tema que hay una cantidad de cargos que todavía están sin llamarse a concursos y con grandes demoras.

—La elección de los miembros del Superior Tribunal está exenta y ajena a ninguna selección de justificación ¿No debería el Poder Ejecutivo autolimitarse como lo hizo el presidente Kirchner cuando conformó la reconocida Corte Suprema durante su gobierno y exigir cuanto menos antecedentes, exámenes u otros mecanismos para que se sepa más del propuesto?

—Yo tuve la oportunidad de elegir dos miembros del Superior Tribunal por vacantes que se produjeron, y elegí dos personas que tenían antecedentes de trabajar en la Justicia, intachables, que así lo han demostrado en el ejercicio.

—Cuando usted dijo que hay que empezar a cambiar, parece que tocó la puerta de algunos vocales del Superior que están pasado de edad y podrían jubilarse. Hay varios que están en esa lista.

—Yo no quiero entrar en una discusión de franjas etarias pero el hecho que está establecido a nivel de la Corte Suprema para la Justicia Federal de 75 años creo que es una buena limitante para poder generar este recambio.

—Cuando asumió, habló de la independencia de la Justicia y de reforzar los órganos de control. Incluso dijo que se los daría a la oposición. En la primera vacante del Superior Tribunal consensuó con la oposición para elevar el pliego del doctor Giorgio, y quedó el exdiputado Diego Lara en el Tribunal de Cuentas. La Tesorería y la Contaduría están vacantes y sin resolución ¿Qué va a hacer sobre esto?

—Para la Tesorería y la Contaduría estamos llamando a concurso los primeros días del 2021. En el primer semestre se van a normalizar.

—¿Cómo receptó las críticas respecto de las formas en que llegó Lara?

—La forma en que llegó es por concurso. Lara sacó el mayor puntaje, lo respeté salvo para el cupo de género, pero después respeté estrictamente los órdenes que se dieron en las ternas.

—Algunas designaciones son cuestionadas, una es el caso del exintendente Treppo que está al frente de la Unidad Ejecutora Provincial, pese a las causas judiciales que tiene o a la situación irregular que tiene en su gestión en el Tribunal de Cuentas ¿Por qué llega a ese lugar?

—Treppo ha sido intendente de Seguí en muchos períodos, es una persona que tiene mucha experiencia que he decidido confiar para que pueda estar en la UEP, hay alguna causa que se está gestionando, en una fue sobreseído en primera instancia, y cuando se determine si hay algún grado de culpabilidad será apartado del cargo como ha ocurrido en otros casos. Como el caso de Luis Erro, que fue funcionario de mi gestión y después fue absuelto prácticamente de todos los cargos que tenía, si yo lo hubiese apartado de las funciones hubiese cometido una injusticia. Creo que hasta tanto haya una sentencia en ese caso se reverá.

—¿Cuánto habla con aquellos funcionarios que tienen causas pendientes en la Justicia, para decirles “trabajen como se debe” porque los están observando de modo permanente?

—Lo que hay son algunos y muy pocos, contados con los dedos de una mano, funcionarios que tienen alguna causa judicial. Siempre abogo para que las causas se diluciden lo antes posible. Acá no puede haber causas que están desde hace cuatro años, hay causas que están hace ocho años, diez años, y cuando se llega con la Justicia es tarde.

—Pero muchas de ellas también pasan por los abogados que van haciendo planteos para patear y patear las causas. Aquí hay numerosos ejemplos a la vista.

—Es el sistema judicial tal cual está. Hay una demora importante dentro del Poder Judicial. Porque si se quiere ir más rápido con las chicanas judiciales que se presentan, se podría hacer tranquilamente. Hay una morosidad en muchas causas judiciales. Lo mismo que en el Tribunal de Cuentas. Usted recordará que la única recomendación que les hice a las nuevas autoridades del TdC es que apuren los expedientes, que se necesita celeridad en los trámites, porque después cuando llega el fallo ya es tarde: las personas ya no son las mismas, los tiempos tampoco son los mismos, entonces para que la Justicia o el Tribunal de Cuentas tenga eficacia tiene que tener celeridad.

—Hay causas donde los fiscales del Tribunal de Cuentas llegaban hasta donde tenían que llegar y las causas se paralizaban en el despacho de algún vocal del organismo. Ahí debe estar la modificación.

—La verdad no sé dónde se paralizan pero sí sé que hay morosidad y pedí que se avance rápidamente, y lo mismo en la Justicia.

—¿A esto lo ha hablado con el presidente del Superior Tribunal o con el procurador Jorge García?

—Sí, permanentemente, las veces que tengo oportunidad siempre lo digo, porque es importante llegar rápido con la justicia. El hecho de tener ahora juicio por jurados es un hecho a mi entender que ha sido determinante para las instituciones democráticas de la provincia. Que vecinos de carne y hueso puedan interpretar desde el sentido común que siente el conjunto de la ciudadanía.

—¿Cómo analiza la realidad de Vialidad Provincial? Uno ve que hay rutas que están en my mal estado y no se cuánto se pueden revertir en corto plazo. Si en Entre Ríos no se mató más gente fue porque hubo una pandemia  y la gente dejó de transitar por las rutas.

—Acá hay dos hechos que son incontrastables. El primero, el impuesto a los combustibles se coparticipa a las provincias que más invirtieron con fondos propios. El 2019 Entre Ríos fue la tercera provincia que más fondos invirtió: la primera fue Córdoba, la segunda Santa Fe y la tercera Entre Ríos. Se invirtió casi más del doble que la provincia de Buenos Aires con María Eugenia Vidal. Hicimos un esfuerzo muy grande con fondos propios, esto nos va a dar más derecho de coparticipación del impuesto a los combustibles. El segundo hecho es que aquí hubo un abandono total y absoluto de Vialidad Nacional durante los cuatro años de Macri. Se paró la ruta 18, la 127, la 6, se cayeron todos los convenios que había de rutas provinciales y de accesos, que tuvimos que hacerlos nosotros con fondos propios. Empezamos la 51, terminamos varios accesos más, repavimentamos la 20 en buena parte, y hoy estamos invirtiendo muchos fondos. Si usted mira al día de hoy, firmamos en Victoria el inicio de la derivación que va desde el puente hasta la ruta 11 y la 26, que estaba destruido, una obra que sale 245 millones de pesos. El lunes firmamos cinco accesos para la provincia de Entre Ríos, lo cual nos pone en una situación importante para recuperar parte de lo que se perdió, y también recuperamos en poco tiempo la autovía de la ruta 18, que ya empezó la reconstrucción, la 127 que el lunes inauguramos el tramo de la malla que estaba previsto, la ruta 6 volvió a funcionar, el acceso a Paraná por la ruta 12 también se hizo, en Paraná en la gestión pasada con fondos propios hicimos a través de un crédito todo el acceso sur. Hay que decir también que son obras muy caras, un kilómetro de asfalto salen 34, 40 millones de pesos, pero las estamos haciendo.

—¿No hay demasiados funcionarios en la estructura del Gobierno? ¿Cuántos tenía al recibir el gobierno de Urribarri y cuánto lo modificó?

—No recuerdo cuántos había, lo que sí puedo decir es que claramente hay menos funcionarios porque había 11 ministerios, una jefatura de ministros, hoy hay nada más que seis ministerios, eliminamos una cantidad de secretarías y subsecretarías, pero para que el Estado funcione tiene que haber funcionarios. Hay funcionarios que son lo normal y habitual. Los funcionarios hacen a la calidad de gestión. Si usted no tiene funcionarios para que trabajen, para que estén divididos en el territorio de la provincia, no sólo en la capital concentrados en escritorios. Funcionarios hay coordinadores que cobran un sueldo muy bajo, de 40.000 pesos, para ser un funcionario político. Y son funcionarios que tienen  a su cargo por ejemplo la salud en un Departamento, hay directores departamentales de escuelas que son funcionarios y hay que tener uno en cada departamento, hay directores de Desarrollo Social en cada Departamento, hay directores de Vialidad Provincial, porque esto hace que Entre Ríos que es una provincia con una buena distribución demográfica, tenga en cada lugar sus reparticiones.

—En la última Asamblea Legislativa dijo que iba a realizar una convocatoria amplia a la oposición y a los gremios ¿A esto lo piensa concretar ahora cuando se normalice la situación de la pandemia?

—Sí, estamos tratando de recomponer el salario, entendemos que es muy necesario hacerlo, por eso convocamos a paritarias para el 26 y 27 de enero, para tener con tiempo y discutir antes que empiecen las clases, que funcione a full la administración pública.

—Va a ser dura esa pelea porque la inflación fue casi del 30%.

—Sí, pero el año pasado, con la gestión anterior, la inflación fue del 53% y nosotros dimos un aumento del 57,4%, siempre hacemos esfuerzos.

—No se va a aplicar ese aumento al impuesto inmobiliario y automotor ¿no?

—Nunca los aplicamos. Aplicamos los impuestos inmobiliario y automotor siempre por debajo de los índices inflacionarios, y hablando de presión impositiva nunca hemos incrementado, por lo menos en último año y para el 2021, nunca se incrementó la presión impositiva en ingresos brutos y otros impuestos.

—La pandemia puso en evidencia que determinadas cárceles en Entre Ríos son vetustas, inseguras y hasta se vieron desbordadas ¿Qué está previsto para renovar el sistema carcelario?

—Ya llamamos a licitación para construir dos pabellones en El Potrero, de Gualeguaychú, y como Nación nos está pagando una deuda que había por los presos federales, algo que le reclamamos a la gestión de cambiemos y nunca pagaron, que son cerca de 200 millones de pesos, con lo cual vamos a construir otros tres pabellones más en El Potrero. Ahí también estamos haciendo todo el sistema de tratamiento de efluentes, y vamos a cerrar la cárcel de Gualeguaychú que es la cárcel más antigua de la provincia, cuyos reclusos se van a redistribuir en toda la provincia, para ir generando mejores condiciones carcelarias para los internos.

—El Gobierno ha tratado de transparentar sus actos de gobierno, algo parecido sucede con el Poder Judicial (no todo), sin embargo no sucede lo mismo con el Poder Legislativo. Uno no puede saber todavía quiénes son los contratados de los legisladores, ni quiénes son los secretarios, ni qué contrataciones se hacen todos los años ¿No debería cambiar esa situación?

—Habría que conversarlo con los legisladores, creo que es un tema que no ofrece dificultades, cada legislador tendría que hacerlo. Aparte quería decirle que yo a mi declaración jurada la tengo lista, la voy a presentar pero además quiero decirle que yo todos los años presento en la AFIP mi declaración jurada, no tengo bienes a nombre de terceras personas, así que la voy a hacer pública próximamente.

—En la CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) hay dos vacantes ¿usted está impulsando a alguien para esos lugares?

—Tengo una charla pendiente con el canciller por ese tema, lo vamos a conversar, a mí me gustaría que Entre Ríos tenga representatividad en la CARU porque hay que conocer el Río Uruguay, no me gusta cuando se ponen funcionarios que no lo conocen.

—En las últimas semanas ha sonado con insistencia el nombre de Hernán Orduna y el de Mauro Urribarri. Orduna ya fue presidente de la CARU.

—Sonaban muchos nombres, a eso lo vamos a consensuar con el presidente y obviamente con el canciller.

—¿Cuánto habla con Urribarri?

—Hablo bastante por WhatsApp porque está Israel.

—No, está en Concordia desde hace unos días…

—La verdad que no sabía de ello.

—¿Lo sorprendió Rogelio Frigerio cuando dijo que tenía un buen diálogo con usted?

—Yo tengo muy buen diálogo con toda la oposición, con Frigerio por supuesto con quien también hemos trabajado cuatro años, yo no tengo problemas, esto lo aprendí cuando miitaba en la política universitaria, podíamos pelearnos en la asamblea, decir una cantidad de cosas, pero eso no es un obstáculo para que nos sentemos, compartamos ideas, charlemos y si podemos ponernos de acuerdo mucho mejor.

—¿Cómo vio usted la relación de Alberto Fernández con Cristina Fernández? ¿No ve por allí que hay demasiado avance de la expresidenta sobre decisiones que debería dar el presidente?

—Yo con Alberto tuve una experiencia que fue muy positiva, cuando se construyó el Frete de Todos en Entre Ríos, tuve una reunión en enero con Cristina en Buenos Aires y ahí nos pusimos de acuerdo en las bases para constituir la unión en la provincia de Entre Ríos. Cristina lo designó a Alberto como su interlocutor, y trabajamos mucho, y ahí conocí a una persona con una amplitud de criterio muy importante. Alberto tiene un estilo, Cristina tiene otro, Sergio Massa también tiene otro, y sin embargo más allá de lo que se quiera presentar como divisiones o fracturas, el Frente funciona como tal, con los matices de cada uno, pero entiendo que hoy está muy fortalecido, y si la economía repunta el año que viene, que entendemos que están todas las condiciones dadas para hacerlo, creo que esto nos va a consolidar aún más y nos va a permitir una muy buena expectativa electoral.

—¿Ya tiene en la cabeza algunos hombres y mujeres para la lista de candidatos del PJ a legisladores nacionales del año próximo?

—No. La verdad, no tengo. Si algo tiene el justicialismo es que tiene muchos candidatos muy buenos. Para sucederme a mí hay muchos candidatos y esto es muy bueno. La oposición no tiene esos problemas buenos que tenemos nosotros.

—¿No se adelantó demasiado Adán Bahl anunciando su candidatura a gobernador o que le interesa ser candidato?

—A mí nunca me lo dijo, pero tiene toda la legitimidad para hacerlo como también tienen otras mujeres y hombres del espacio. Cada uno mide sus tiempos. Yo voy a conducir este proceso porque me corresponde como gobernador y como presidente del Partido, a eso no voy a renunciar.

Fuente: Análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *