Los viajes de egresados de primaria y secundaria regresan en febrero.

Contingentes de Rosario comenzarán a salir a partir de febrero rumbo a San Carlos de Bariloche, Carlos Paz y Mendoza, que implementaron un sistema de burbujas y protocolos para permitir los tours en medio de la pandemia.

Tras meses de espera, dudas e incertidumbre de chicos, adolescentes y padres, los viajes de egresados están cerca de concretarse con todos los protocolos. Los contingentes desde Rosario comenzarán a salir a partir de febrero rumbo a San Carlos de Bariloche, Carlos Paz y Mendoza, que implementaron un sistema de burbujas y protocolos para permitir los tours en medio de la pandemia y así minimizar los riesgos de contagio.

Las empresas de turismo joven ya empezaron a contactar a los padres para citar a un grupo de representantes e informarles las opciones de fechas que hay disponibles para el viaje entre el mes que viene y marzo, y las medidas de cuidado a tomar tanto en el trayecto como en destino. La mayoría está de acuerdo con la reprogramación, aunque otros prefieren posponerlo e incluso algunas familias están preguntando por la devolución del dinero.

Hace 15 días, una resolución del Ministerio de Turismo de Nación determinó que las empresas deben dar a los estudiantes y sus padres opciones de fechas para que decidan qué quieren hacer. Los contingentes que salen desde Rosario pueden hacerlo en el período febrero-marzo, o esperar hasta el invierno en el caso de los quintos años que van a Bariloche, o en primavera, para los que terminan séptimo grado y visitan Carlos Paz o Mendoza.

“Hay grupos que no tienen problema y viajan, porque después arrancan la facultad o la secundaria y se complica que se junte todo el grupo de nuevo durante el año. Otros deciden esperar unos meses por una cuestión sanitaria, y también está la opción de darse de baja y que les devolvamos el dinero, con una retención del 25 por ciento fijada por la resolución”, contó Ezequiel Moreno, encargado de turismo estudiantil de la Asociación Rosarina de Agencia de Viajes (Arav). Desde la semana pasada ya empezaron a proponer las fechas, y la elección está pareja entre las opciones, con más gente que prefiere viajar ahora.

A los padres de un colegio de Fisherton que firmó con Auckland les ofrecieron que el contingente salga el 14 de febrero: “Nos dijeron que en marzo viajan los que van en avión, que no se pueden mezclar con los que van en micro. En el grupo hay una discusión, porque algunos quieren votar si aceptamos o no, y otros dicen que nos tenemos que poner todos de acuerdo”, confió un papá.

“No se comunicaron más con nosotros. Solo me mandaron un mail en diciembre diciendo que nos iban a contactar para juntarnos y que nos propongan la fecha”, contó a La Capital la madre de una estudiante de quinto año del Colegio del Sur que contrató con Travel Rock. Pero a los padres del Superior de Comercio que viajan con la misma empresa ya los convocaron la semana que viene a la reunión informativa.

Protocolos  
Por requerimientos oficiales de sus respectivas gobernaciones, algunas provincias empezaron a pedir un test PCR negativo tomado no más de 48 horas antes del viaje para que entren los estudiantes. En Río Negro ya está decidido que será exigencia, mientras que Córdoba y Mendoza aún lo están definiendo. Las empresas privadas de turismo están pidiendo además, por protocolo propio, una semana de aislamiento antes del viaje y después del retorno para cuidar a la familia.

El transporte y la hotelería reducirán sus capacidades al 80 por ciento. En destino, se va a trabajar en grupos burbuja en los hoteles de 150 a 250 chicos, que no se mezclarán con otros contingentes de estudiantes al hacer las actividades, tanto nocturnas como excursiones. En Bariloche, incluso los boliches serán por turnos con ese mismo cupo de 250 jóvenes, que representa un 15 por ciento de la capacidad real que tienen los establecimientos, unas 2.500 personas. En tanto, en Córdoba no habrá discotecas, al menos en febrero.

Normalmente los grupos de Rosario comienzan a viajar desde julio hasta fines de septiembre, pero todos debieron ser reprogramados por la pandemia. Las agencias están organizándose para acomodar las fechas y adaptar los lugares disponibles a las nuevas disposiciones y cuidados de salud, pero también a la cantidad de contingentes que quedaron sin hacer el viaje. “Queremos dar tranquilidad a los padres, somos empresas privadas que tenemos responsabilidad social y queremos que los chicos cierren una etapa en las mejores condiciones, respetando lo que su familia decida. Estamos abiertos a lo que elija la gente”, afirmó Moreno, responsable de turismo joven de Arav.

Fuente: el once.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *