Preocupación por la proliferación de mosquitos y el peligro del dengue.

Las lluvias y el calor son condimentos ideales para la proliferación de los mosquitos. Es fundamental destruir los criaderos en los hogares.

Las recientes lluvias y las temperaturas de los últimos días son el condimento propicio para la proliferación de mosquitos.

Desde el fin de semana en Paraná y otra localidades, especialmente las ribereñas, se nota una importante presencia de estos insectos, los cuales además de provocar las típicas molestias, generan preocupación por la posible transmisión de enfermedades.

Cómo evitar la picadura

Si bien en cercanía del río o arroyos hay más, los mosquitos de gran tamaño no discriminan y están en todas partes. Para prevenir la picadura, además de utilizar repelentes, también se sugiere llevar ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre; colocar mosquiteros en puertas y ventanas, y cuando sea posible usar ventiladores o aire acondicionado en la habitaciones y proteger cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.

El dengue, la mayor preocupación

La mayor preocupación de las autoridades y de la ciudadanía en general, debe ser la preencia del  Aedes aegypti que es el transmisor del dengue. Para ello es fundamental que cada uno aplique las medidas preventivas en su hogar, mediante la destrucción de los criaderos de mosquitos.

  • Eliminando todos los recipientes en desuso que puedan acumular agua (como latas, botellas, neumáticos).
  • Dando vuelta los objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve (baldes, palanganas, tambores).
  • Cambiando el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días. Recordá frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.
  • Rellenando los floreros y portamacetas con arena húmeda.
  • Manteniendo los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados.
  • Limpiando canaletas y desagües de lluvia de los techos.
  • Tapando los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

Fuente: entremediosweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *