Aquel y este 24 de octubre.

Un triunfo de Frigerio en octubre encabezando la lista de diputados nacionales de Juntos por el Cambio lo dejaría posicionado para la candidatura a gobernador.

El 24 de octubre se cumplirán 22 años de las elecciones que le permitieron a Sergio Montiel ser electo gobernador de Entre Ríos por segunda vez, cortando una racha de gobiernos justicialistas de 12 años y pasar al entonces muy reducido grupo de gobernadores reelectos, dado que no estaba permitida la reelección consecutiva.

Aquel día los radicales entrerrianos festejaron y agradecieron también que no se produjo “desdoblamiento electoral” porque el efecto arrastre de la fórmula presidencial De La Rúa- Chacho Álvarez fue determinante para el triunfo.

El próximo 24 de octubre los radicales votarán en las elecciones generales intentando tal vez recuperar ese protagonismo de hace dos décadas, o comenzando a transitar un camino que priorice la alianza electoral con el PRO y algunos sectores del peronismo por encima de las aspiraciones partidarias.

Este viernes se conoció la lista única para la renovación de autoridades provinciales de la UCR entrerriana, que serán encabezadas por el dirigente diamantino Jorge Monge. Le tocará al exdiputado provincial llevar adelante la negociación con el PRO por los lugares en la lista de candidatos, una tarea que no parece menos sencilla ahora que en 2017 o 2019, cuando Mauricio Macri gobernaba el país y Rogelio Frigerio era el poderoso ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda.

Ahora Frigerio es el precandidato más instalado en la opinión pública que tiene la alianza opositora en la provincia. Si bien la afirmación podría ponerse en duda, hay numerosos indicios para sostenerla y ninguno firme para desacreditarla, y especialmente la pregunta ¿Quién si no?

El 24 de octubre se cumplirán 22 años de las elecciones que le permitieron a Sergio Montiel ser electo gobernador de Entre Ríos por segunda vez.

El 24 de octubre se cumplirán 22 años de las elecciones que le permitieron a Sergio Montiel ser electo gobernador de Entre Ríos por segunda vez.

Un triunfo de Frigerio encabezando la lista de diputados nacionales de Juntos por el Cambio lo dejaría posicionado como firme aspirante a la candidatura a gobernador; y una derrota –de no ser catastrófica– no afectaría demasiado sus posibilidades.

Una pregunta que por ahora no parece tener más de una respuesta es cuánto deberá pulsear la UCR por el primer lugar en la lista, buscando en todo caso que cuando ceda ese espacio reciba un reconocimiento de algún tipo, además del segundo y tercer puesto de la lista para una elección que casi siempre termina 2 a2. (Por Entre Ríos se renuevan cuatro bancas en la Cámara de Diputados, y el tercer lugar de la lista resulta muchas veces “testimonial”).

O si tratará el radicalismo liderado por Monge de imponer el criterio de partido grande, considerando por ejemplo que en la última elección del PRO votaron menos de dos mil personas en la provincia. Si eso ocurriera, habría que definir candidatos, y para ello hay al menos dos lógicas posibles. Por un lado buscar referentes conocidos que no estén el frente de municipios o ejerciendo ya cargos legislativos, para intentar traccionar desde el perfil del candidato. O bien suponer que la nacionalización de la elección vuelve relativo el perfil de quien encabece la lista. Pero en ambos casos, resulta difícil encontrar a un dirigente que emparde al exministro macrista, quien exhibe entre sus características diferenciales un discurso amigable con el peronismo y vocación de “agrandar la base electoral”.

Algunos recuerdan que el gobierno de Montiel concluyó en 2003 entre numerosos inconvenientes, y que el nombre del joven Frigerio sonaba en aquel momento como eventual integrante de la lista de candidatos a legisladores de quien fue electo gobernador, Jorge Busti.

Aquel 24 de octubre el candidato a presidente de la Alanza era radical y el candidato a gobernador también. Hoy existe una clara posibilidad de que el próximo candidato a Presidente de la alianza Juntos por el Cambio, no sea de la Unión Cívica Radical, tal como ya ocurrió en 2015 y en 2019. Y parece probable que el candidato a gobernador tampoco lo sea, por segunda vez desde 2015. Y, por caso, para la intendencia de Paraná aparecen más potenciales candidatos que no son radicales, que los que sí provienen del centenario partido.

El plazo para presentar las listas de candidatos para las Primarias del 8 de agosto concluirá el 19 de junio.

A partir de ese momento quedará más clara la determinación del radicalismo entrerriano respecto de las definiciones aquí planteadas, entre otras.

Fuente: UNO Entre Ríos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *