Día clave: AGMER resuelve hoy si acepta o rechaza la oferta salarial del gobierno.

Los mandatos con los que los congresales abrirán, este miércoles, el congreso provincial de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que deberá analiza la oferta de aumento salarial que presentó el Gobierno provincial el lunes 29, inclinarían la balanza por el rechazo.

La propuesta del Gobierno, un incremento salarial escalonado entre mayo y noviembre próximo del 35%, que llevaría el mínimo garantizado para el cargo testigo, el maestro de grado sin antigüedad, de los actuales $32.690 a $44.131, no generó satisfacción entre la docencia afiliada a Agmer, el mayor sindicato del sector en la Provincia.

El mismo día de la audiencia entre el Gobierno y los sindicatos docentes, el lunes 29, la Agrupación Rojo y Negro de Agmer tomó distancia de la oferta, una suba escalonada del 35%: de 5 % en mayo; 10 % en julio; 10% para septiembre; y 10 % en noviembre. Al respecto, señaló que «esta propuesta salarial, así planteada, no puede ser aceptada. Debemos rechazarla, solicitar que sea mejorada tanto en los porcentajes como en los tiempos que se proponen y a su vez, coordinar con otros sectores de trabajadores, que ni siquiera han sido convocados, un plan de lucha que debemos llevar adelante ante este gobierno que no dudó en esconderse el año pasado y que con migajas pretende sortear su responsabilidad».

Este martes, al término de las asambleas departamentales, cuatro seccionales Rojo y Negro -Paraná, Federación, Tala y Villaguay- votaron por el rechazo; Nogoyá, ya afuera de la Rojo y Negro, resolvió aceptar la oferta salarial del Gobierno.

Al rechazo se sumaron también seccionales afines al oficialismo provincial del sindicato: La Paz y Feliciano. Tampoco aceptaron la propuesta salarial del Ejecutivo las seccionales Victoria, alineada con la Lista Blanca; y Federal, comandada por la Agrupación Ñandubay. Pero una seccional afín a la conducción provincial de Integración por un Agmer de Todos, Concordia, que lidera la lista Isauro Vive, votó por la aceptación de la oferta salarial.

No obstante, en el congreso de este miércoles se impondría mayoritariamente el rechazo.

De darse ese resultado, el escenario se complicaría: en principio, la carpa blanca instalada en Plaza Mansilla el último 2 de marzo podría continuar, por cuanto se puso allí para demandar al Gobierno una oferta salarial que satisfaga las aspiraciones del sindicato.

Pero además, el Poder Ejecutivo vuelve a encontrarse con el mismo horizonte que el 19 de febrero, cuando los gremios rechazaron la propuesta salarial en paritarias, y el camino que eligió la administración del gobernador Gustavo Bordet fue pagar el aumento, un 15% más el blanqueo de sumas en negro de entre $3.000 y $4.000, fue mediante decreto.

La nueva suba, del 35% en forma escalonada, buscó distender el conflicto que, así, tiende a ir en camino inverso. Agmer tiene en suspenso una huelga de 48 horas, que debió cumplirse martes 30 y miércoles 31, pero que se aplazó para analizar la propuesta que presentó el Gobierno el lunes 29. Si se impone el rechazo, esos dos días de paro cobrarán vigencia nuevamente.

Fuente: Entre Ríos Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *