¿Qué hará la UCR con Frigerio?

En su proyecto para la Gobernación, Frigerio podría ser candidato único. Pero cree que la UCR le dará la interna. Habrá que ver si logran ponerse de acuerdo para apoyar un único candidato que evite la dispersión del voto radical. La importancia de 2021 para la configuración de 2023.

Lo que ordena todo es el mediano plazo. Los pasos que se dan en estos días se orientan a 2023, cuando Cambiemos buscará suceder al peronismo en el gobierno de Entre Ríos. En ese camino, la elección legislativa de 2021 aparece como una parada que podría torcer el rumbo, o incluso dejar atrás algunos caminantes.

En principio, Cambiemos tiene tres alternativas para resolver su interna:

Que Rogelio Frigerio sea candidato único. Es una posibilidad. Pero la UCR necesita dar la pelea por una cuestión de supervivencia política, más allá de quién sea su candidato. El propio Frigerio cree que los radicales le darán la interna.

Que Frigerio deba enfrentar en una interna a un candidato de la UCR. Para eso, deberían en la UCR superar viejas diferencias internas y apoyar a un único postulante que evite la dispersión del voto radical. Aun perdiendo, sería el escenario en el que la UCR retendría más poder.

Que la UCR lleve más de un candidato para enfrentar a Frigerio. Sería el escenario más favorable para el candidato de PRO, porque con el voto radical dividido podría con más facilidad legitimar su liderazgo en Cambiemos, por primera vez a través de las urnas.

Unidos o dominados

Es probable que la UCR le dé pelea a Frigerio. Pero cuesta imaginar que los radicales se encolumnen detrás de un único candidato. El vacío de liderazgos fuertes que dejó Sergio Montiel nunca pudo llenarse desde la salida del poder del caudillo radical en 2003. La dispersión gobernó la interna radical y facilitó el domino de Frigerio en Cambiemos.

En la UCR hay tres dirigentes que expresaron su voluntad de suceder a Gustavo Bordet en 2023: los intendentes Darío Schneider (Crespo) y Pedro Galimberti (Chajarí) y el exdiputado Fabián Rogel.

Galimberti y Schneider forman parte de un mismo grupo, Construir. Deberían ponerse de acuerdo entre ellos. Si no lo hacen, se rompe el grupo que en la interna constituyó la principal novedad de los últimos años y se dispersa el voto radical. Las dudas aquí están puestas en hasta qué punto los intendentes que se quedan sin reelección en 2023 estarán resueltos a enfrentar a Frigerio, en lugar de negociar con él un espacio de poder que les evite el regreso al llano.

La postulación de Rogel, de la que dio cuenta Página Política hace dos semanas, fue interpretada por algunos sectores de la interna como funcional a los intereses de Frigerio. Afirman que no lograría reunir un apoyo general en el partido y, en cambio, produciría la división del voto radical.

Mientras tanto, Atilio Benedetti sigue sin dar señales sobre su futuro político. Y en su corriente Arturo Illia no asoma otro candidato.

Si se toma como parámetro el reciente armado para la renovación del Comité Provincial por lista única, los dos grupos más importantes de la UCR entrerriana son la Illia y Construir. El primero no posee candidato a gobernador y el segundo tiene dos.

2021

De cara a la elección de este año, Frigerio se mueve como candidato único de Cambiemos. Maneja un esquema en el que ofrece los lugares 2 y 3 de la lista que pretende encabezar para la Cámara de Diputados de la Nación (son tres los lugares expectantes).

La candidatura 2 debe ser para una mujer. Pero los principales liderazgos en la UCR son ocupados por varones. De modo que el principal acuerdo con un sector (¿un intendente?) de la UCR debería expresarse en el candidato 3 de la lista de Frigerio.

El problema es que ese lugar no será seguro si se arma una lista radical para competir en la interna de Cambiemos. Aún ganando la interna, si una lista radical que enfrente a Frigerio obtiene la minoría (cosa probable, según qué tan potente sea esa lista), que en Cambiemos se alcanza con el 25% de los votos,  el lugar 3 de la lista de Frigerio debe cederse al lugar 1 de la lista de la UCR.

Con esas perspectivas, a Frigerio no le sería tan sencillo conseguir un radical de la primera línea para llevar como tercer candidato. Es improbable que, por ejemplo, un intendente, quizás con el apoyo de algunos de sus pares, ponga la cara por Frigerio para quedar afuera.

Se supone que Frigerio es el favorito. Pero para evitar riesgos en la interna le vendría muy bien un candidato radical en su lista. Pero uno que efectivamente sume votos radicales.

En ese esquema de candidato único, con el que Frigerio dio su primera vuelta de campaña por la provincia, se mencionó a Benedetti como el candidato para el lugar 3. En la Illia lo niegan. Habrá que ver.

2023

Los resultados electorales de 2021 marcarán la cancha para 2023.

Es probable que, con o sin internas, Frigerio sea quien encabece este año la lista de candidatos a diputados nacionales por Cambiemos.

Se supone que Cambiemos tiene posibilidades de ganar las elecciones legislativas. Los comicios intermedios dan habitualmente más lugar al voto castigo; todos los oficialismos del mundo pagan costos por la pandemia; Frigerio no paga esos costos porque no gestiona, representa una novedad electoral para Entre Ríos y la proyección a la gobernación puede sumarle.

Pero ¿quién puede prever el comportamiento del electorado en un escenario tan incierto como el que ofrece la pandemia? ¿Qué pasa si Cambiemos pierde?

Si la situación epidemiológica no mejora es probable que se registre una baja participación electoral. En tal caso, pesarán más los aparatos de los oficialismos. Y los que menos se arriesgarán a ir a votar serán las personas de mayor edad, las más vulnerables al virus, que integran la franja etaria donde más peso tiene Cambiemos. Aunque para las elecciones se haya avanzado en la vacunación de los mayores, eso no los exime de un contagio, como lo demostró el caso del Presidente de la Nación.

Si, por el contrario, el plan de vacunación termina siendo exitoso y esta nueva etapa de restricciones sale bien y por lo tanto no se extiende demasiado, todos los oficialismos van a salir fortalecidos. Una reciente encuesta de Poliarquía (que respeta la oposición) demuestra que las vacunas son votos y que una leve sensación de mejora económica pesa mucho en cualquier elección.

¿Qué pasaría si una lista de diputados encabezada por Frigerio pierde con el peronismo? ¿Quedaría fuera de carrera para la gobernación? No necesariamente. Pero tendría que discutir en otros términos su postulación a la gobernación dentro de Cambiemos.  Algunos radicales afirman que Frigerio jugará en 2023 sólo si se le presenta un escenario favorable.

FuentePágina Política

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *