Messi se prepara para un maratón inédito con la selección argentina: los récords que tiene a tiro.

El partido ante Chile, por las Eliminatorias, marcará el comienzo de un calendario nutrido como nunca antes para el capitán con el equipo albiceleste. En la Copa América, buscará su primer título con el representativo mayor de la AFA. Las marcas que puede superar.

Lionel Messi cumplirá 34 años el 24 de junio y todo parece indicar que los festejará renovando su contrato con el Barcelona por dos años, hasta mediados de 2023. Esa, al menos, es la información que dejan trascender desde su círculo íntimo. Tendrá 35 cuando el año próximo se juegue el Mundial de Qatar, entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre. ¿Alguien se anima a apostar dinero asegurando que en 2022 jugará su última Copa del Mundo? Dueño de un físico privilegiado y sin lesiones graves a lo largo de su carrera, solo su propia voluntad parece capaz de ponerle fecha de vencimiento a su permanencia en la Selección Argentina. “Tranquilamente podría jugar el Mundial de 2026. Messi tiene el físico de los elegidos”, afirma Fernando Signorini, uno de los preparadores físicos más reconocidos de la Argentina y ex integrante del cuerpo técnico de Diego Maradona en el equipo albiceleste. Si Messi jugará cinco o seis Mundiales en su carrera es algo que ingresa dentro del terreno de las posibilidades. Hoy, la única certeza es que el capitán del Barcelona se prepara para afrontar su año más cargado con la Selección, seis meses de una maratón en la que jugará un mínimo de quince partidos y un máximo de dieciocho vestido de celeste y blanco.

Messi jugó su último encuentro para Argentina el 17 de noviembre de 2020, en la victoria 2 a 0 frente a Perú, en Lima, con goles de Nicolás González y Lautaro Martínez, por la cuarta fecha de las Eliminatorias para Qatar 2022. También en el marco del camino hacia el Mundial, el 3 de junio, ante Chile como local, y el 8 frente a Colombia, como visitante, marcarán el regreso de Argentina a la competencia oficial en un año en el que buscará quebrar la racha de 28 años sin títulos a nivel mayores: el último fue en la Copa América de Ecuador 1993, con Alfio Basile como director técnico.

Si para Argentina esa circunstancia representa la peor sequía de su historia, para Messi es como un puñal clavado en el corazón de su maravillosa carrera. Hasta ahora jugó cinco Copas América y en tres de ellas llegó a la final, siempre con el mismo desenlace: la medalla del segundo puesto, ese reconocimiento no deseado, colgada sobre su cuello. En los Mundiales no le fue mejor: jugó los últimos cuatro y solo llegó a la final en el de Brasil 2014, cuando Argentina perdió 1 a 0 con Alemania.

En 2007 y en 2014, Messi vivió sus años más ajetreados con la Selección. Con siete años de diferencia, en ambos casos jugó catorce partidos para Argentina. Otros siete años después, podría superar esa marca: ya sabe que antes de las Fiestas afrontará diez partidos por las Eliminatorias y al menos cinco en la Copa América que se jugará en Argentina y Colombia del 11 de junio al 10 de julio. Si se tiene en cuenta que los primeros cuatro de cada zona avanzarán a los cuartos de final, lo más probable es que juegue al menos uno más, por los cuartos de final. Que podrían ser tres más si luego clasifica a las semifinales y a la final o -en su defecto- al choque por el tercer puesto. Argentina integrará el grupo A junto a Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia. En el B estarán Brasil, Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela.

En el marco de las Eliminatorias, Argentina y Messi saben que este año jugarán ante Chile, Colombia (junio), Venezuela, Bolivia (septiembre), Paraguay, Perú (octubre), Uruguay y Brasil (noviembre). La Conmebol ya anunció que los clásicos que en marzo fueron postergados ante Uruguay y Brasil se jugarán en septiembre, octubre o noviembre: la idea es que sea uno por cada ventana, con lo cual dos de las tres que quedan en el año serán con tres encuentros.

La Copa América es una suerte de martirio para Messi, no solo por las finales que perdió ante Brasil en Venezuela 2007 y contra Chile en Santiago 2015 y en Estados Unidos 2016. El extraterrestre tiene otras cuentas pendientes en el marco de esa competencia, como por ejemplo anotarle un gol a Brasil, Uruguay, Chile o Colombia. Aunque parezca mentira, hasta ahora no les pudo convertir a ninguno de esos cuatro rivales en Copas América. Más: de los 71 goles que lo transformaron en el máximo goleador de la historia de la Selección, solamente nueve de ellos fueron por la Copa América.

Messi ampliará su récord de mayor cantidad de presencias de jugadores argentinos en la Copa América: lleva jugados 27 partidos, uno más que Javier Mascherano. El podio de los tres que más jugaron lo completa Javier Zanetti, otro futbolista que -al igual que Mascherano- ya se retiró, con 22 encuentros.

Especialista en batir todo tipo de marcas, este año puede llegar a alcanzar otra. Con el que convirtió por esa vía el último domingo en la victoria 3-2 ante el Valencia, Messi quedó muy cerca de alcanzar a Diego Maradona como el jugador argentino en anotar más goles de tiro libre en toda la historia: lleva 56, tres menos que “Pelusa”, esa ausencia que dolerá para siempre. La “Pulga” anotó 50 para el Barsa y los seis restantes para la Selección Argentina, con la que tanto le gustaría ganar un título a nivel mayores.

En lo que va de 2021, Messi lleva jugados 25 partidos. Tiene más goles que encuentros jugados en el año: 26. Y todo parece indicar que llegará a la reanudación de las Eliminatorias en un nivel creciente de juego: en los últimos meses su rendimiento levantó mucho y Barcelona volvió a disfrutar de una versión muy parecida a la del Messi top e imparable. Sufrió el golpe de la eliminación en los octavos de final de la Liga de Campeones ante Paris Saint Germain, celebró la conquista de la Copa del Rey con el 4 a 0 frente al Athletic Bilbao y ahora también quiere quedarse con la Liga: está a dos puntos del líder, Atlético de Madrid, al que enfrentará el próximo sábado en el Camp Nou a falta de cuatro fechas para el final del campeonato. Comparte la segunda ubicación con el Real Madrid, que tiene una mejor diferencia de gol. Y cuarto está Sevilla, a seis puntos del conjunto dirigido por Diego Simeone.Messi renovaría su contrato con Barcelona por dos años. ¿Y se tiraría a llegar óptimo también al Mundial 2026? (REUTERS/Pablo Morano)Messi renovaría su contrato con Barcelona por dos años. ¿Y se tiraría a llegar óptimo también al Mundial 2026? (REUTERS/Pablo Morano)

Una vez finalizada la Liga española el 23 de este mes, Messi seguramente viajará a la Argentina para la reanudación de las Eliminatorias y para jugar la Copa América acompañado por Pepe Costa, el ex jugador que es empleado del Barcelona y que se encarga de resolver las necesidades extrafutbolísticas de los integrantes del plantel. Con el paso del tiempo, Costa se convirtió en uno de los mejores amigos de Messi. Suele acompañar a Lionel en cada viaje que realiza para jugar con la Selección, una función de la que antes se ocupaba Juanjo Brau, el fisioterapeuta del Barcelona. En el club catalán, Costa es más conocido por ser la mano derecha de Messi que por estar a cargo de la secretaría de atención al jugador.

“Yo no estoy tan seguro de que el de Qatar será el último Mundial de Messi. Esto es lo mismo que si Diego (Maradona) hubiera tenido una vida más ordenada: hubiera jugado hasta los 40 años. Después, habrá que pensar que no va a ser el mismo que ahora, pero Messi tiene condiciones de sobra como para seguir siendo útil aún dentro de cinco años. Después, dependerá de la cantidad de partidos que tenga que jugar, de si aparecen lesiones o no, del hastío mental que le pueda causar seguir jugando durante tanto tiempo porque hay un momento en el que ya el apetito no es el mismo. Uno no tiene el mismo entusiasmo cuando va tratando de coronar la cima que cuando hace ya mucho que estás arriba. Pero no me cabe ninguna duda de que Messi tranquilamente podría jugar el Mundial de 2026. Dependerá de él”, remarca Signorini en diálogo con Infobae.

Para eso falta, claro. Por ahora, Messi se prepara para tratar de ganar más títulos con el Barsa y para afrontar su año acaso más exigente desde que en 2005 debutó con la Selección.

Fuente: Infobae.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *