Se detectaron siete cepas de coronavirus en la Argentina: cuáles son las más peligrosas.

Expertos llaman a la calma ante la aparición de tres casos aislados de las variantes de la India y Sudáfrica.

Tras la detección de las variantes india y sudafricana de coronavirus en tres pasajeros que llegaron a fines de abril al aeropuerto de Ezeiza desde Europa, en la Argentina ya han sido identificadas siete variantes del virus desde el comienzo de la pandemia.

Se trata de las cepas del Reino Unido, la de Manaos, la de Río de Janeiro, la de California, la Andina y, ahora, las de la India y Sudáfrica. Sin embargo esto no significa que exista circulación comunitaria de todas estas variantes. De hecho, en el caso de las dos últimas, solo se informaron tres casos en total, dos niños contagiados con la cepa india y un adulto de 58 años afectado con la sudafricana.

Los tres casos fueron detectados en Ezeiza y aislados en forma inmediata, así como sus contactos estrechos, para evitar la propagación del virus. Gabriel Levy, jefe de la Unidad de Infectología del Hospital Durand de la Ciudad de Buenos Aires, dijo que esta noticia no debe generar temor.

Es algo inevitable que surjan nuevas variantes porque sigue habiendo traslados al exterior, independientemente de las restricciones. De ningún modo es para generar alarma”, afirmó.

En ese marco, el especialista dijo que la población debe evitar los contagios a través del respeto de “las medidas tomadas que generaron lo que podría parecer un descenso de casos vinculados a las restricciones” dispuestas por el gobierno nacional.

Y añadió: “El aumento de los contagios se va a evitar en la medida en que aumenten los cuidados y sigan las restricciones controladas que puedan quitarse o volver de acuerdo a cómo viene el número de casos. La gente debe cumplir estas medidas y debemos seguir con la campaña de vacunación lo más acelerada posible”.

La variante de Manaos

La cepa amazónica, o de Manaos, por la ciudad brasileña arrasada por esta variante del virus que hizo colapsar su sistema sanitario a fin de año, se caracteriza por ser más transmisible. Además, según advierten expertos, es capaz de esquivar la acción del sistema inmunológico y provocar una nueva infección.

Es la variante más presente en Brasil, que atraviesa una grave emergencia sanitaria con el virtual colapso de su sistema de salud en varias regiones del país. Desde allí, la cepa se ha trasladado a todo el Cono Sur y hoy es una de las variantes que más golpea a sus vecinos Paraguay, Chile, Uruguay y, por supuesto, la Argentina.

En distintos puntos del país la cepa de Manaos ya circula en forma habitual.

Familiares de enfermos con coronavirus comprando oxígeno en Manaos. Enero de 2021. (Foto: Reuters)

La variante P.1, como se la conoce en el mundo científico, posee 17 mutaciones, entre ellas algunas sobre la proteína S (spike), responsable de unirse a los receptores de células humanas y de este modo facilitar la infección. Se sospecha que estas mutaciones favorecen a la propagación del virus.

Según un estudio realizado por investigadores del Centro Brasil – Reino Unido para el Descubrimiento, Diagnóstico, Genómica y Epidemiología de los arbovirus (CADDE), en base a modelos matemáticos, se estima que la variante de Manaos es entre 1,4 y 2,2 veces más transmisible que las variantes que circularon en la primera ola.

Además, otra característica que lo hace más temible es entre el 25% y el 61% de las personas ya infectadas de coronavirus pueden volver a contagiarse con esta nueva variante. Incluso, se cree que la carga viral en el organismo puede ser hasta 10 veces más alta.

Los científicos, sin embargo, sostienen que las vacunas son efectivas contra esta variedad del virus.

La cepa de Río de Janeiro

La variante de Río de Janeiro irrumpió en esa ciudad brasileña a fines del año pasado. Se la considera resultado de cinco mutaciones en la variante original que afectó en la primera ola de la pandemia en Brasil.

Los científicos observaron una mutación llamada E484K en el dominio de unión al receptor de la proteína Spike. Esta variante no ha sido tan agresiva como su vecina de Manaos, que se extendió por toda la región. Las vacunas tienen una elevada eficacia contra esta variante.

«Elija la vida, vacúnese», se lee en un cartel al lado del cementerio de Penitencia en Río de Janeiro (Foto: REUTERS/Ricardo Moraes)Por: REUTERS

En tanto, en las últimas semanas, las autoridades sanitarias brasileñas identificaron una nueva variante de coronavirus derivada de la cepa de Manaos y que ya es responsable del 6% de los contagios reportados en el estado de Río de Janeiro, el tercero más poblado del país. Sin embargo, esta nueva variante aún no fue detectada en la Argentina.

La cepa Andina

Los científicos creen que la variante Andina surgió en algún punto de Chile y Perú. En la Argentina comenzó a mencionarse con asiduidad después que se confirmara que el presidente Alberto Fernández contrajo esa cepa de COVID-19 cuando se enfermó a principios de abril.

Su nombre científico es “C.37” y se cree que ya circula en varios países del área. El investigador peruano Pablo Tsukuyama dijo que “la aparición y expansión de este linaje parecen cuadrar con el aumento de casos en varias regiones” de América Latina.

Sin embargo, aún no se pudo establecer si esta cepa es más contagiosa o resistente a las vacunas contra el coronavirus.

“Hay mucho que no sabemos aún sobre C.37. Pero lo que sabemos, preocupa”, dijo el científico.

Alberto Fernández contrajo COVID-19 a principios de abril y más tarde se confirmó que se había contagiado con la cepa andina (Foto: Presidencia de la Nación).

La variante de California

Esta variante procedente de Estados Unidos es una de las menos mencionadas entre las cepas que circulan en la Argentina.

Es conocida como CAL.20C (linajes B.1.427 y B.1.429) y fue detectada en más de 50 países. En Estados Unidos hay reportes que indican que sería un 20% más transmisible, pero las vacunas parecen ser eficaces contra esta cepa.

Según el diario La Voz, en Córdoba fueron detectados siete casos, cuatro en Río Tercero y tres en la capital provincial. Se la considera una variante poco frecuente en el país.

La cepa del Reino Unido

La variante británica está presente desde hace un tiempo. Irrumpió en diciembre en regiones del sur de Inglaterra y, desde allí, se expandió a gran parte del planeta.

Los investigadores detectaron 23 mutaciones en total, la mayoría de las cuales no tienen ningún impacto. Sin embargo, otras afectan la propagación del virus. De hecho ha tenido una transmisión rápida a nivel global.

Incluso, se la asocia a una mayor tasa de mortalidad. Según un estudio publicado en la revista médica BMJ, la variante inglesa es 64% más mortal. Por cada 1.000 casos detectados, provoca 4,1 muertes frente a 2,5 para el coronavirus clásico.

Sin embargo, las vacunas parecen ser efectivas contra esta cepa, como lo demuestra la exitosa campaña de vacunación llevada adelante por el gobierno británico.

La variante sudafricana

Esta cepa fue detectada en Sudáfrica a fines del año pasado y se ha extendido por varios países de Europa.

En la Argentina solo ha sido contabilizado un caso: el del adulto de 58 años que llegó al país a fines de abril procedente de España. El hombre fue aislado en un hotel porteño y solo tuvo síntomas leves, según el reporte del Ministerio de Salud.

Algunos estudios muestran una disminución de la capacidad de neutralización de sueros de pacientes convalecientes con esta variante del virus. Por ello preocupa que pueda producir un mayor número de reinfecciones o reducir parcialmente la eficacia de las vacunas.

Esta cepa comparte con la británica una mayor capacidad de transmisión, aunque sin causar cuadros más graves. Conocida como B.1.351, se propaga un 50% más rápido. Los anticuerpos naturales oponen una menor resistencia al virus.

El laboratorio Moderna anunció que su vacuna protege contra esta variante, al igual que la británica. Sin embargo, un estudio israelí demostró que la variante sudafricana tiene una mayor capacidad para eludir los anticuerpos generados por la vacuna de Pfizer/BioNTech que otras formas de la enfermedad.

Una imagen repetida: las ceremonias de cremación de víctimas del COVID-19. (Nueva Delhi) EFE/EPA/RAJAT GUPTAPor: EFE Servicios

La cepa de la India

La variante de coronavirus india está detrás del explosivo crecimiento de casos de COVID-19 en el país asiático. Hoy la India es considerado el epicentro mundial de la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que se trata de una cepa más contagiosa y resistente a algunas vacunas y tratamientos. Por ello, numerosos países han suspendido sus conexiones aéreas con el país. Sin embargo, esta variante ya fue detectada en varias naciones europeas.

La variante, conocida científicamente como B.1.617, incluye mutaciones “asociadas con un incremento de la transmisión” y con una menor capacidad de neutralizar el virus con algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales.

Los dos casos detectados en la Argentina corresponden a dos niños que llegaron al país de París y fueron aislados en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires junto a sus padres, cuyos test resultaron negativos.

Fuente: entremediosweb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *