Miguel Ángel Russo rompió el silencio y habló sobre su salida de Boca.

El entrenador se mostró agradecido con la dirigencia, explicó la charla que tuvo con Sebastián Battaglia, mencionó a Juan Román Riquelme y aclaró su futuro profesional.

Miguel Ángel Russo rompió el silencio después de su salida de Boca. Pasaron 21 días y lo hizo ante más de 150 estudiantes de Isec, una institución oficial terciaria orientada a la formación en carreras vinculadas al periodismo y a la locución, entre otras. Claro está que la última vez que su nombre volvió a figurar en el radar fue cuando la selección de Venezuela puso los ojos en él.

«Estoy agradecido a las autoridades del club por la oportunidad que me dieron y no tengo más que los mejores deseos para el futuro«, declaró Russo en relación a aquella famosa charla con el Consejo de Fútbol de Boca y Juan Román Riquelme que le puso punto final al ciclo del último entrenador campeón de América con Boca. En su lugar asumió, al menos hasta diciembre de manera interina, Sebastián Battaglia, el entrenador de la Reserva, quien pudo cambiarle la cara al equipo.

Y agregó, en lo que fue una especia de conferencia de prensa: «Con Sebastián (Battaglia) hablábamos constantemente por cuestiones relacionadas al club, las charlas siempre fueron positivas. Román (Riquelme) entendía todo a la perfección además tenía el plus que jugaba para el equipo de sus amores«.

En cuanto a su futuro profesional, Russo fue tentado para dirigir a Venezuela, el último en las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Qatar 2022, aunque prefirió tomar otro camino: «Obvio que estar en una selección es lo máximo y seduce pero el tiempo dirá, estoy disfrutando de mis amigos, familia y charlas futboleras«.

¿Cuál fue la condición que le había puesto a Jorge Giménez, presidente de la FVF? Un proyecto a largo plazo y las cifras del vínculo. Entiende que llegar al Mundial Qatar 2022 tomando al equipo pasada a mitad de las Eliminatorias actuales puede hacerse cuesta arriba (está último con cuatro puntos), por lo que pretende un contrato para trabajar con vistas al Mundial 2026.

Sobre el final, el entrenador explicó lo que se significa un Superclásico contra River y lo comparó con el rosarino: «Boca vs. River es reconocido mundialmente, Rosario Central vs. Newell’s no considero que sea el más picante, pero creo que la ciudad es una antes del partido y otra el día después«.

Russo y Riquelme en Boca

Los motivos por los que se terminó el ciclo de Miguel Ángel Russo en Boca

Boca tuvo un pésimo arranque de semestre: cayó eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores (a manos de Atlético Mineiro y con escándalo por el VAR) y arrastraba diez partidos sin poder ganar, igualando la racha de 1957, la máxima de la historia sin triunfos. La alegría por eliminar a River en la Copa Argentina duró poco: el Xeneize estaba penúltimo en la Liga Profesional, con cuatro unidades, una por encima de Rosario Central y Vélez.

Encima, no hacía goles: llegó a la marca de 599 minutos sin convertir tantos, que se cortó con el gol en contra de Miguel Torrén -por un tiro libre de Edwin Cardona- en el empate por 1-1 contra Argentinos en la Bombonera. El último tanto que había anotado un futbolista de Boca fue Agustín Obando, contra Unión en la primera fecha, hace 711 minutos de juego, casi 12 horas.

La decisión ya estaba tomada y el entrenador, más allá de que él quería, no continuaría en Boca.

cuerpo técnico russo

Los números del segundo ciclo de Miguel Ángel Russo en Boca

El segundo ciclo de Miguel Ángel Russo al mando de Boca llegó a su fin después de lo que fue un inicio a puro título en el nivel local y un cierre con más sombras que luces que derivaron en el punto final.

La llegada al poder del triunvirato Jorge Amor Ameal – Mario Pergolini – Juan Román Riquelme tuvo al puesto de director técnico como una de las primeras decisiones importantes al mando de Boca. Así, decidieron ponerle punto final al ciclo de Gustavo Alfaro como técnico del equipo y, en enero de 2020 contrataron a Russo, uno de los tres entrenadores campeones de la Copa Libertadores con el Xeneize.

Su inicio fue muy esperanzador. Con Carlos Tevez como eje, el conjunto de la Ribera enderezó su rumbo en el torneo local y, tras un cabeza a cabeza vibrante con River en la tabla de posiciones, se coronó campeón de la Superliga 2019/20 en el último partido, arrebatándole el título en la última fecha al Millonario, tras una victoria ante el Gimnasia de Diego Maradona.

El segundo título de Russo en su segundo ciclo en Boca no se hizo esperar demasiado y, si bien las alegrías no se hicieron presentes en el plano continental, el equipo se quedó con la Copa Diego Maradona 2020, que le permitió ganarse la clasificación a la próxima edición de la Copa Sudamericana. Sin embargo, la Copa Libertadores no le trajo alegrías al Xeneize. Primero, con una dolorosa caída ante Santos en las semifinales de 2020 y, luego, con una escandalosa eliminación ante Atlético Mineiro en 2021, tras graves errores del VAR en los dos partidos correspondientes a los octavos de final.

En total, fueron 59 los partidos que dirigió Miguel Russo en su segunda etapa como entrenador de Boca. De ellos, 27 terminaron en victorias, 21 en empates y 11 fueron derrotas. Ese arranque que parecía demoledor en el primer semestre de 2020 se terminó diluyendo, al punto de acumular tan solo una victoria en sus últimos 15 partidos y 82 días desde su último triunfo. Así, el Consejo de Fútbol tomó la decisión y decretó el fin del ciclo para Russo.

Fuente: TyC Sports.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *